nadar I

nadar es como flotar y allí te anduve buscando entre las aguas. Me pregunto porque anda mi alma adolescente despertando entre susurros, si tengo a mi antítesis ordenada junto a mí -la paradoja-. ¿Será que he visto por ahí pasar un alma gemela o son reminiscencias de lo que fui?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.