intentando

escucho todo el sonido, todo
hoy los pájaros están especialmente alegres, siempre, es que no escuchamos
voces de niños
la ciudad adormecida, quizás de tanto hastío cotidiano
pájaros, voces, pasos
pasos, pájaros, voces

y vienen los pensamientos
no invitados, no buscados,
insospechables
vagan danzando, fugaces
los quiero atrapar
se deslizan, se entrometen, resbalan, juegan
sin desespero
opto por mirarlos desaparecer, evanecerse
pero eres tú, sólo tú
tímidamente andando, hablando, mirando desde aquellas almendras cafés
y tus manos, oh¡, tus manos
y ya no tengo otra opción que sonreír, recordándote así

DSC_1876

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.