Olvidas mi nombre

Termina el día con diez horas de labores a cuestas
noche primaveral
el viento azota por momentos la ventana
yo leo a marx, si, a marx que llega sin premura, para olvidar
no puedo seguir, tengo que escribir.
Tu imagen,
topan mis ojos una sonrisa inevitable
expresión de Gioconda simulada
nunca la has visto,
emerge ineludiblemente aunque la niegas
incluso gustas de fotos sin sonrisa;
el día que fui consciente de ti, el gesto quedó impregnado en tu rostro
me persigue,
todos la ven, todos ríen ante la expresión, es tan clara¡
no la ves,
es un fantasma del jamás.

El viento ha parado su pasear instantáneo
ahora sólo la noche asoma a la ventana
ya no leo,
sólo estas letras de la nada
miro para escribir, volver, mucho tiempo después, escribir.
Tu recuerdo,
viendo de lejos tu andar incierto
hay una pausa de desdén en cada paso
una calma figurada entre vacíos
y nos encontramos, y nos tropezamos
sosteniendo la indiferencia en la mirada
ya sin querer, ya sin deseo,
llena de hartazgo, realidad,
el tropiezo se vuelve colisión, no física, mental
repasando cada gesto, cada actuar.

Estoy bajo la luz artificial
la noche al fin no alumbra nada
garabateo,
manifestando el evidente síndrome de sinpalabras
necesito remedios pero sólo hay una vasija de cristal repleta de barras extrañas.
Tu ser,
Danzando en mi mente desde tus ojos tristes
que ni lo son, o es el deseo de quererlos así
que ni lo están, o es el anhelo de un adiós sin fin
escuchar desde tu voz aquella frase infantil
suponer el rechazo inconsciente de la atracción
voltear el rostro, cansada
recordar
que esos labios nunca besados
han repetido infinidad de veces que olvidas mi nombre.

olvidas mi nombre

Zao Wou Ki, The night is stirring (La nuit remue), The Art Institute of Chicago, Marzo 2014.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.